Balance Biosónico

El ritmo de vida impuesto por la sociedad actual nos lleva hacia un estado permanente de estrés físico y mental que constituye un factor de riesgo de enfermedades crónicas y trastornos orgánicos psicosomáticos. Cerca de la mitad de la población que acude a las consultas de atención primaria, lo hace por efectos del estrés. 

Todos somos conscientes de esta situación en mayor o menor medida, pero hay otros tipos de estrés, igual o más dañinos, a los que también estamos sometidos y de los cuales no se habla tanto: el estrés electromagnético y el estrés acústico. Vivimos rodeados de aparatos, infraestructuras  e instalaciones que emiten de forma permanente ondas electromagnéticas y acústicas que, si bien en su mayoría son inapreciables por nuestros sentidos, nos afectan negativamente alterando los patrones vibratorios propios de los distintos órganos. Es el caso de la mayoría de centros de trabajo, plagados de diversa maquinaria, ordenadores, teléfonos, etc. Estos cambios en los patrones rítmicos corporales  favorecen la aparición de síntomas diversos, pudiendo incluso llegar a interferir con el ADN celular. 

 

Desde el punto de vista de la Medicina Cuántica, cuando un organismo pierde la capacidad de mantener su vibración armónica, aparece lo que conocemos como enfermedad. Mantener este desorden, hará que la enfermedad avance o persista. Corregirlo, en cambio, hará posible que la enfermedad desaparezca totalmente.

 

Este tratamiento es un completo baño sónico; se utiliza el sonido de diapasones terapéuticos para eliminar el estrés y restaurar el balance vibratorio que le devuelva al cuerpo la salud y armonía que le son naturales. Esto se consigue porque la vibración sonora aplicada afecta a cada órgano, tejido y célula de nuestro cuerpo por  resonancia armónica, no sólo a través del sistema auditivo sino también a través de la piel y los centros energéticos.

 

Además, esta terapia de sonido provoca, entre otros beneficiosos efectos:

- disminución del ritmo respiratorio

- reducción de la presión arterial y la tensión muscular

- sincronización de los hemisferios cerebrales

- moderación de los estados anímicos y emocionales

- relajación profunda

- paz interior y bienestar

 

 

¿Cómo es una sesión?

El paciente permanece tumbado y vestido mientras se le aplican vibraciones sonoras con diapasones terapéuticos de diversas maneras.

 

Los diapasones osteofónicos, aplicados directamente sobre el cuerpo, expanden su resonancia a los huesos, ligamentos y demás tejidos corporales. Estimulan el ganglio impar, el centro que coordina el balance entre el sistema nervioso simpático y parasimpático; equilibran la frecuencia vibratoria del líquido cefalorraquídeo; ayudan a alinear la estructura física y, en general, aportan una profunda relajación.

 

Los diapasones armónicos, se utilizan sobre el cuerpo del paciente para influir en el cuerpo energético; por pares en los oídos para facilitar la integración hemisférica del cerebro y generar intervalos musicales asociados a determinadas emociones y procesos mentales; y sobre la cabeza formando acordes que armonizan completamente a la persona y la conducen a un profundo estado de relajación.