Quiromasaje

 

Masaje significa "tocar con las manos". Con lo cual podemos deducir que ese "toque" es tan antiguo como la misma vida del hombre en comunidades. Tenemos testimonios escritos o gráficos de ello en la Corte de los Emperadores Chinos, en el Antiguo Egipto, en Irán, en Asia, en la antigua Grecia o en el Imperio Romano. Sus beneficios han llegado hasta nuestros días evolucionando desde las técnicas más simples hasta el desarrollo específico de algunas para aliviar dolencias concretas de nuestro cuerpo y/o nuestro organismo.


El quiromasaje se define como un conjunto de técnicas manuales dirigidas a mitigar los dolores musculares, ya sean de tipo tensional, de bloqueo energético o de falta de tono, utilizándose también como una aportación complementaria y eficaz en la aplicación de otro tipo de terapias.


Al trabajar sobre las tensiones musculares, ayudamos también a desbloquear líneas energéticas (Meridianos de Acupuntura) y articulaciones; mejoramos el drenaje de fluidos (linfa, sangre) y optimizamos el funcionamiento de los órganos. Sin olvidar, por supuesto, el efecto equilibrador (relajante o tonificante) que tiene el contacto terapéutico de un profesional en el cuerpo de otra persona.

 

Entre las dolencias más comunes en las que el quiromasaje es eficaz podemos nombrar:

 

Lumbalgias

 

Dorsalgias

 

Cervicalgias

 

Contracturas

 

Ciática

 

Calambres

 

Fascitis

 

Trastornos circulatorios

 

Etc.

 

 

Técnicas complementarias

A menudo es conveniente realizar correcciones estructurales en la columna vertebral, caderas, piernas y demás articulaciones del cuerpo incuído el cráneo, que se pueden realizar mediante manipulaciones directas de Osteopraxia o utilizando un instrumento procedente de la quiropráctica americana denominado Percutor Neuroestructural.

 

El masaje terapéutico también se ve enormemente beneficiado al complementarse con técnicas afines procedentes de la Medicina Tradicional China, como es el caso del masaje TuiNa, la técnica de raspado denominada Gua Sha,  la percusión con el martillo de siete puntas o la aplicación de ventosas.

 

Asimismo, pueden utilizarse novedosos tratamientos como el vendaje kinesiotape o crosstape, aplicación semipermanente de imanes, Estimulación Cutánea Contínua, etc.

 

El uso combinado de estas técnicas en función del caso, garantiza un tratamiento más completo y eficaz.