Consejos al tratamiento con plantas medicinales y suplementación.

 

Es de vital importancia que respete al máximo las dosis (cantidades) indicadas en las recetas para obtener el mejor resultado. Una planta medicinal puede variar su acción terapéutica según el tiempo de infusión o decocción. Por todo ello, tanto para la cantidad de plantas como el tiempo que se le indica debe ser respetados con mayor cuidado.

 

Constancia con el tratamiento: 

 

Los tratamientos de fitoterapia o suplementación deben ser llevados a cabo con mucha constancia, no saltándose ninguna toma y respetando los consejos indicados en la receta. El éxito del tratamiento radica precisamente en el cumplimiento de estas normas.

 

Duración del tratamiento:

 

Mientras no se indique lo contrario no se debe dejar el tratamiento hasta indicación del naturópata. Debe repetir todo, si se le termina, hasta que el terapeuta le diga cuando debe dejarlo. Solamente cuando éste le especifique que ya no debe tomar nada dejará de tomarlo. 

 

Efectos secundarios:

 

Los tratamientos de la Medicina Natural, salvo excepciones puntuales, no tienen efectos secundarios ni contraindicaciones, siempre y cuando se respeten las normas anteriormente indicadas. Tampoco existe generalmente incompatibilidad con el tratamiento médico tradicional que se esté utilizando. En caso de duda siempre es conveniente informar y consultar a su médico antes de comenzar el tratamiento naturopático.

 

Pesos y Medidas:

 

Hay que respetar al máximo las cantidades indicadas en cada caso. En el caso de las plantas, deberá adquirir una balanza para pesar cartas (en papelerías por unos 3 €) porque pesan de gramo en gramo y es más fácil calcular así la dosis. Con un reloj puede controlar el tiempo de infusión o cocción para que todo se haga tal como se índica.

 

Consejos finales:

 

Todo esto va encaminado a solucionar su problema de salud, por eso bien vale un pequeño esfuerzo. Si lo hace todo tal como se le ha indicado pronto verá los resultados.

 

Infusión: Se prepara echando la cantidad de agua indicada encima de las hierbas; se tapan y se deja reposar el tiempo exacto indicado en la receta. Se cuela siempre a través de colador de tela, exprimiendo bien las hierbas para que suelten todo el jugo medicinal. Si no se indica lo contrario preparar la infusión solo para el momento en el que la vaya a tomar.

 

Decocción: Se prepara vertiendo la cantidad de hierbas indicadas encima de las hierbas; se deja hervir a fuego lento, tapado, el tiempo exacto indicado. Se cuela a través de colador de tela exprimiendo bien el poso de hierbas para que suelten el jugo medicinal. Si no se indica lo contrario se prepara solo para el momento en que la vaya a tomar.

 

Recipientes: No utilizar recipientes de aluminio, mejor de barro o acero.