Drenaje Linfático Manual - Método Vodder

El drenaje linfático es una especialidad de masaje que actúa directamente sobre el sistema linfático, responsable de eliminar toxinas y mantener en forma el sistema inmunitario.

 

Una gran mayoría de los trastornos que padecemos están relacionados con la intoxicación de los tejidos causada por el estancamiento de la linfa, la falta de oxigenación y la no depuración de los productos de deshecho acumulados. Cuando esto sucede, pueden aparecer celulitis, retención de líquidos, sobrepeso, acné, signos de envejecimiento precoz, etc.

 

Desbloquear y estimular el sistema linfático mejora la función metabólica, desintoxica el cuerpo, y es indispensable para mejorar la condición estética, potenciar el sistema inmunitario y superar problemas como inflamaciones, supuraciones, reumatismos o infecciones recurrentes. Además, la terapia linfática es un excelente método preventivo de la degeneración patológica de órganos y tejidos.

 

Estas maniobras actúan activando y mejorando la circulación linfática por sus trayectos naturales y favoreciendo la eliminación de la linfa y los líquidos intercelulares.


¿Cómo es una sesión?

El DLM es un masaje suave que utiliza diferentes tipos de manipulación para movilizar la linfa. Éstas manipulaciones suelen realizarse sin aceites ni cremas, no son dolorosas, y suelen proporcionar relajación y sensación de ligereza.

 

Siempre se comienzan las maniobras con unos pases neurosedantes que son un primer paso en el contacto y preparan la percepción de la piel para las maniobras posteriores.

 

Para un tratamiento general, en primer lugar se trata el sistema linfático superior, cerca del corazón. Después se continúa con las zonas de los ganglios linfáticos de cuello, garganta y hombros. Actuando, después, progresivamente, en las zonas, más alejadas del corazón.

 

También se puede realizar el masaje de forma local sobre una o varias zonas corporales.